Aún queda buena gente

Traemos una historia que nos ha arrancado unas lagrimillas. Deporte en estado puro. No te la pierdas.

Se trata de un chico con una discapacidad, enamorado del deporte, que ayuda al entrenador en un equipo universitario.

El entrenador como premio a su dedicación le permite jugar en el equipo de sus sueños.

Tras intentar anotar diversos lanzamientos, un jugador del equipo adversario le ofrece la oportunidad de anotar y el gran Mitchell Marcus consigue anotar una CANASTA ÉPICA.

¡IMPRESIONANTE! Esto sí que es deporte y no lo que ponen en las noticias.



One comment on “Aún queda buena gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.