Ay, Obama

Hay miradas que lo dicen todo…

Sabemos de uno que esa noche durmió en el sofa del despacho oval.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *