El extintor

El fuego es un peligro y las empresas, cada vez están más concienciadas, han decidido formar a los trabajadores.
He aquí un ejemplo de extinción con un trabajador japonés perfectamente adiestrado.

Creemos que tampoco era necesario llegar a este extremo. Imagínate si este pobre hombre tiene un «día movidito» y va un poquito suelto en la oficina. ¡La que se puede liar!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.