La hora de la merienda

A nadie le amarga un dulce. Ni siquiera a estos cocodrilos.

Menos mal que era un muñeco.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.