La máquina que toca el bajo

Por lo visto todos somos prescindibles, hasta los músicos.

La polémica está servida.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.