No es oro todo lo que reluce

Cuidado con las apariencias, que aquello que nos parece una suculenta tentación…

Ah! y cuidado también con el POLISPAN, que por lo visto debe ser muuuuuuuuuuuu peligroso.

Enviado por la U.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.