Se nos ha hecho mayor

La mítica niña del exorcista ya no es una niña, pero sigue igual de poseida…

Y le sigue gustando la marcha.

Si te fijas bien te darás cuenta que la voz es de ella, y no de él, como podría parecer.

Al menos está claro que están disfrutando, no sabemos si los vecinos también.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.