Un elefante…

Se balanceaba sobre la tela de una araña.
¿Cómo seguía?

O era: un elefante se la meneaba… no sé, ahora ya tenemos dudas.

¿Es éste el que agredió a su majestad?



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.