Por favor, no abras el regalo

Es innato al ser humano. La curiosidad nos puede.
No tuvo bastante con el ramo. Y mira lo que le pasó.

¿Lección aprendida?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.